La coalición de izquierdas ha criticado duramente el desalojo precipitado de los adjudicatarios del mercado municipal.

El desalojo se ha precipitado tras un informe de ruina elaborado por una empresa externa. El informe, coincidente con lo que los técnicos municipales llevan años evaluando, ha supuesto el inmediato desalojo de los adjudicatarios de los puestos, que tienen que abandonar de un día para otro las instalaciones.

Además, comentan desde Adelante, han notificado a los interesados la citación en la que han informado de la situación apenas con una hora de antelación y en un momento en el que los puestos están abiertos, sin tiempo para que los trabajadores y trabajadoras recojan siquiera.

No entendemos, afirma el concejal de Adelante, Francisco Fernández, cómo sabiendo la situación en que se encuentra el mercado, han esperado a última hora para informarles del desalojo, de un día para otro, con las cámaras frigoríficas llenas de género y, posiblemente, con pedidos hechos.

Era tan sencillo como, ante lo que todos sabíamos que iba a ocurrir, haber dado una semana a los adjudicatarios para que fueran desalojando los puestos y no expulsarlos de esta manera.

“Cuando pensábamos que no podían actuar peor respecto a este tema, después de siete años de dejadez, nos encontramos ante una manera de actuar que reafirma su incapacidad para resolver este problema con el menor daño posible”, afirma Fernández.

En Adelante piden celeridad al gobierno para que, cuanto antes, construya las nuevas instalaciones que permitan a los actuales concesionarios de los puestos reanudar su trabajo.

El portavoz de Adelante espera que no nos encontremos con un hoyo abierto varios años antes de que se edifique el nuevo inmueble.

A %d blogueros les gusta esto: