El once de marzo, nada más producirse la orden de desalojo del mercado, la coalición de IU y Podemos registró un escrito en el Ayuntamiento de Almuñécar pidiendo una compensación para los concesionarios del mercado.

Aunque compartíamos la necesidad de derribar un edificio declarado en ruinas por los informes técnicos que todos conocíamos, pensábamos que la forma en que se había producido ese desalojo no había sido la más adecuada, creando problemas añadidos a la situación preocupante de los concesionarios.

En estos tres meses de ausencia de Pleno por el estado de alarma hemos negociado con el equipo de gobierno para encontrar la fórmula jurídica más adecuada para dar respuesta a esta situación. Finalmente, hemos acordado que se conceda una subvención a cada uno de los concesionarios.

Según el acuerdo alcanzado, los concesionarios tendrán derecho a recibir una cantidad fija como compensación por la premura del desalojo, por la mercancía perdida y por los gastos del traslado del material. Habrá también una cantidad variable que se entregará a cada concesionario en función de los costes sufridos por el alquiler y acondicionamiento de un nuevo local para continuar con su trabajo.

Francisco Fernández, concejal de la coalición IU-Podemos, manifiesta su satisfacción por un acuerdo que ayudará a paliar el problema creado a estas familias. 

El portavoz de la coalición IU-Podemos cree que es una buena noticia la rapidez con que se ha demolido el deteriorado edificio y espera que la redacción del nuevo proyecto sea una realidad lo antes posible para poder acometer la construcción del nuevo mercado público que Almuñécar necesita.

A %d blogueros les gusta esto: