El portavoz de IU Podemos considera imprudentes las declaraciones de la alcaldesa hablando acerca del futuro de la recaudación municipal.

Una cosa es que la alcaldesa se sienta incómoda con la Diputación por haberle robado protagonismo en una decisión política de aplazamiento de tributos y otra muy distinta el que de esa incomodidad se saquen conclusiones precipitadas en las que hay muchos actores implicados.

El aplazamiento de tributos que ha acordado la Diputación es el mismo que ya había pedido el ayuntamiento. Por lo tanto, no hay discrepancias ni invasión de competencias ni nada que se le parezca. Estamos ante un problema de celos por ver quién se arroga el mérito de ese aplazamiento.

El gobierno municipal tiene todo el derecho del mundo a reivindicar esa decisión como propia, pero eso es una cosa y otra bien distinta poner en riesgo el futuro de la recaudación municipal.

El portavoz de IU Podemos recuerda que ese servicio fue privatizado en 2009 por un acuerdo entre Benavides y el PP. Aquella decisión tuvo consecuencias negativas para el ayuntamiento y para el contribuyente: problemas de liquidez, descenso de la recaudación, embargos injustificados, cobros de costas inexistentes…

Francisco Fernández recuerda que “en 2011, cuando IU y PSOE llegamos a un acuerdo con el PP para sacar a Benavides del gobierno, una de las condiciones fue retornar la recaudación a la situación anterior con una gestión pública de nuestros tributos.”

El portavoz de IU Podemos considera una línea roja volver a poner en manos privadas algo tan sensible como son los datos personales de nuestros vecinos y vecinas. La recaudación municipal, señala Fernández, no puede volver a convertirse en un negocio particular.

Esperamos, concluye el comunicado de IU Podemos, que estas declaraciones de la alcaldesa no vayan más allá de un calentón.

A %d blogueros les gusta esto: